domingo, 6 de enero de 2019

TIBIA-FRESCA


Hace un par de meses nos juntamos para hacer esta clásica travesia cántabra. Una de mis favoritas de entre muchas porque lo tiene todo en buena calidad. No se trata de un recorrido duro, pero sales satisfecho de la cueva por unas horas. A pesar de haberla echo media docena de veces, llevaba años sin realizarla y no recordaba con exactitud la entrada. Y al final tuvimos que tirar de gps para ir a tiro echo y no perder tiempo en localizarla. En un par de ocasiones hice la aproximación desde los collados del Ason, pero en la gran mayoría de veces he accedido desde las casucas del Ason, que no requiere de combinación de vehículos pero la opción es mas dura por tener que superar los casi 600 metros de desnivel. Esta vez en cambio, accedimos desde los collados al disponer de dos coches.
 
Primer pozo de 85 metros
Pozo de entrada P14
P19














 
 





 El acceso fue de lo mas placentero escuchando a nuestro compañero Magin hablar sobre su expedición a Iran y el descenso a uno de los mayores pozos del mundo que se situa alli. Para cuando nos dimos cuenta ya estábamos en la boca de entrada a Tibia, bajo un sol aplastante y deseando de entrar a la fresca. Bajamos los pozos sin ninguna anécdota que contar, intentado fotografiar todos los pozos pero no hubo forma de que nos salieran fotos buenas a pesar de que le poníamos empeño. Las decentes las tomaron Jon y Magin con la única cámara que llevábamos.

Quiebro que da el meandro mas estrecho de Tibia previo al P36
Rio de Tibia
Cabecera del segundo pozo de 85






















Remonte últimos 10 metros para la conexión con Fresca

El rio de Tibia estaba tan seco que ni me moje los calcetines llevando botas de monte. Fue justo antes de las primeras precipitaciones en varios meses donde el rio Ason estaba bajo minimos. No obstante las pozas habituales en el rio de Tibia se encontraban llenas y había que cruzarlas ayudándose de los pasamanos. Las cuerdas de conexión con Fresca en perfecto estado, asi como los distintos obstáculos hacia la salida como la Vira de la Araña, Tracastin y Bloque 64. Con la ultima claridad del dia salíamos por Fresca con las sonrisas en la cara después de haber disfrutado de una de las rutas estrellas del valle de Ason.

Vira de la Araña
Diaclasa de los Parisinos
























Boca de Fresca
 

domingo, 2 de diciembre de 2018

LATREJEBACH


Un referente del Oberland suizo. Este descenso puede ser un bonito objetivo en verano cuando otros de mas entidad no están factibles, o convertirse en un cañon secundario si el viaje se trata de barranquismo glaciar. Hay opiniones de todo tipo sobre Latrejebach, para algunos un descenso con interés minimo, para otros un descenso imprescindible. Para mi el cañon merece la pena, lo puede salvar el caudal generoso que suele llevar normalmente y en cualquier época. Contrastando criterios de distintos grupos, la media lo pone en buena posición. Siempre o casi siempre hay cosas negativas en cualquier descenso, sin duda que este no se libra, pero es conveniente dar una oportunidad y es posible que repitamos. Estoy seguro que si este cañon estuviera en pirineos seria un gran clásico y de los mejores. En Suiza puede pasar desapercibido.
 
Algun que otro salto
Comienzo














 
 
 
 
 
 
 
 
Tramo formado y bello
 
El cañon es algo discontinuo, se intercalan partes bien formadas con tramos de bosque, a pesar de ello se avanza con soltura sobre un lecho firme. Lo mas destacable del recorrido es la impresionante cascada de 85 metros situada al final. Aunque esta se baja fuera del agua, el ambiente es formidable. El caudal capta nuestra atención en numerosos momentos por las situaciones escénicas. El comienzo es bueno, incluso se puede presentar algún salto en varios resaltes, desgraciadamente lo que le sigue no es tan bonito y también toca caminar en zonas abiertas. El final es mas vertical y atrayente sobre todo del punto de vista deportivo. La cascada de 30 también es digna de mención a pesar de lidiarse bien. Otro punto negativo que puede molestar es lo resbaladizo del terreno a causa de un frondoso bosque con humedad patente.
 
Base de la C85
Cascada de 85
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
C30 espectacular
 
 

jueves, 22 de noviembre de 2018

TERSOLBACH


Merece una atención especial este interesante descenso. Aunque ya lo descendi hace varios años, lo describo ahora que mas vale tarde que nunca. Con este ya van tres los descensos efectuados en este vallecito montañoso llamado Tamina, que junto con sus hermanos Zanaibach y Panäratobel pasan a ser 3 barrancos muy sugestivos situados en la misma cuenca. Tersolbach en mi opinión es el segundo mejor descenso del valle seguido de Zanaibach. Se puede diferenciar de sus vecinos porque Tersolbach siempre mantiene un caudal potente, que aunque haga frio no baja el aporte como en los otros. Lo bueno tambien, que se puede bajar con mucho margen de temporada y apenas se nota la difencia de caudal desde finales de Agosto en adelante.

















 
 
 
 
Mucho antes de llegar a bajar el barranco, en otro viaje barranquista pero de verano, decidimos hacerlo con una escueta información en alemán sacada de un viejo libro. Cuando fuimos a verificar el caudal desde el puente que cruza la carretera (grave error), vimos que estaba seco. Pobres ignorantes de nosotros, que nos dimos la vuelta en busca de otro objetivo porque vimos el cauce de Tersol seco, y en realidad lo estaba! Pero ni sabíamos que tenia un tramo superior y otro inferior, ni sabíamos que había una captación de agua en la mitad que secaba el recorrido del tramo inferior. Aquel propósito ya se me fue de la cabeza, hasta que vi en alguna publicación reciente a Tersolbach con un caudal poderoso, perpetuo y muy bien valorado, quizás demasiado bien.
















 
 
 
 
 
Tersolbach es un descenso que merece mucho la pena, un barranco de los "cañeros". Deportivo y mantenido, con muchos y bonitos rapeles, que a menudo se bajan por el agua y no hay forma de evitar el caudal. A pesar de no formarse como sus vecinos, el compromiso es importante y la escapatoria muy complicada. Las pozas no cubren, pero según el caudal las masas de agua se concentran para reventar cabezas, los rapeles agiles y acrobáticos ayudan mucho para no acabar tarumba en estas hidroterapias de choque. A pesar de todo, no lo llevo al rincón oscuro como para considerarlo un cañon extremo.
 
Chorro aniquilador
Haciendo el ganso como de costumbre


















 
 
 
A menudo se pueden ver neveros o bloques de hielo en el interior del cañon o mas fácilmente en su comienzo. Algunos destrepes son delicados y acceder a algunos de los anclajes se volvia expuesto, no quiero ni pensar con hielo lo que tiene que costar alcanzarlos.
Para verificar el caudal, es necesario llegar hasta la captación de agua que esta a unos diez minutos desde el comienzo del sendero, justo donde acaba el tramo superior. Afinar la valoración con las fotos de referencia y disfrutar del descenso.



domingo, 18 de noviembre de 2018

PANÄRATOBEL


El valle de Tamina propone de varios interesantes descensos, el mas conocido es Zanaibach, sin embargo, al final del valle donde acaba la carretera y se encuentra la presa de Gigerwaldsee, hay un descenso entre varios que destaca por su deportividad continuada. Panäratobel se a hecho objetivo barranquista desde su apertura, que para mi gusto esta sobrevalorado. Con un caudal consecuente en verano que sin embargo mengua mucho en épocas frias como fue en nuestro caso. Los días pasaban serenamente ante una semana anticiclónica, el mejor regalo que podíamos tener. Aunque el frio en el ambiente era severo, ya era mucho pretender algo mejor. El viento nos cortaba la respiración arriba de la presa donde dejamos el coche pero una vez comenzamos andar pegados a la ladera el aire ya cesaba. Enseguida, cualquier frio que nos quedaba en el cuerpo iba a desaparecer. Por delante nuestro, o mejor dicho por encima, teníamos 500 metros de desnivel que ganar hasta alcanzar la cabecera del cañon.
 
Encadenamiento de rapeles
Primer rapel - Tramo inicial prescindible

Rapel mas alto
 
El sendero esta perfectamente marcado y balizado pero es extremadamente empinado. Ganamos altura en poco trecho y las vistas se vuelven privilegiadas. Al cabo de un buen rato sin parar de subir, ya vislumbramos el cañon como cae de forma vertiginosa hasta el lago. Aun queda un ultimo repecho y cruzar el cauce para alcanzar realmente la cabecera en una gran esplanada de piedras, antiguo glaciar. A decir verdad, no merece la pena tomarse esa molestia ya que lo verdaderamente interesante comienza mucho mas abajo.

Tramo bonito
Con un caudal potente debe cambiar la cosa


Y siguen los rapeles

La primera parte del barranco no vale mucho, una sucesión de rapeles en un medio bastante abierto. A medida que descendemos empieza a ganar interés, el cauce se va formando pero nunca entre grandes paredes. No paramos de usar la cuerda en todo momento, prácticamente cada rapel viene seguido. Estamos disfrutando la mejor parte del barranco que se encuentra por la mitad y concluye con un rapel volado de 30 metros. Después aunque siguen los rapeles, el cañon es poco estetico con una roca muy rota. El final al lago es inminente, nos toca nadar para poder salir por su esquina izquierda. Nos damos un abrazo y un ultimo vistazo al cañon desde el puente. Tal vez con un caudal elevado en verano gane tendencias pero asi sabe a poco.

Ultimo tramo
Autentico "balcón" al vacio


















Cumulo de troncos y ramas en el lago


domingo, 4 de noviembre de 2018

GNAUPENLOCH


Este pasado verano, los compañeros propusieron hacer un barranco situado en el Tirol Austriaco. Un cañon  muy estético, formado y deportivo, situado en lo profundo de un valle, en un extenso bosque imponente de coníferas. Aunque las inmediaciones del lugar son muy visitadas por senderistas y MTB-eros, con varias rutas a lo largo de toda esta larga cuenca, el barranco queda bastante disimulado y pasa desapercibido. El terreno tiene bastante desnivel desde el comienzo, las pistas de acceso quedan prohibidas para algunos coches, esto es una faena porque hay que agregarle casi dos horas mas de acceso cuando el acceso total viene a ser de casi tres horas hasta el comienzo del cañon.
















































 
El cañon realmente es muy bueno. El comienzo largo, en un cauce roto y sin interés, salpicado de bloques y derrumbes, hasta que ya se puede intuir la formidable grieta donde comienza el espectáculo. Es llamativa la escapatoria que hay justo al comienzo del tajo, con una cuerda fija que sube fraccionada a lo largo de todo el paredón, este será el primer aviso para advertirnos de cuidado chavales donde os metéis, aunque un rato mas adelante esta la segunda y ultima oportunidad de escapar con otra larga cuerda que vuelve a subir por la pared derecha, tener claro que la meteo sea estable porque en muy pocas ocasiones he visto un cañon tan comprometido sin un solo escape ni cobijo del agua. Mas de dos horas de rapeles sin parar, de estrechos continuados donde una crecida por tormenta seria terrible.
 


























Todos los rapeles están numerados con una chapita en cada uno de ellos que van decreciendo numéricamente a medida de avanzamos. El caudal en verano suele ser débil y no cubre ninguna poza, pero la responsabilidad de eleguir una meteo estable y segura para el grupo es alta. El cañon esta brutalmente encajado y tiene mas de 25 rapeles hasta que se puede salir de la zona estrecha. Esteticamente es realmente bello, muy deportivo aunque carente de dificultad, pero sobre todo verdaderamente comprometido. El final mas abierto con sus últimos rapeles y un tramo algo largo pero comodo de andar y destrepar por el rio sin interés hasta una pista que cruza el cauce, momento de salir por la derecha, aun quedara casi una hora de retorno hasta el coche.



Final del tramo encajado

Fotos mias, de David Ov y Georg Buol.

viernes, 5 de octubre de 2018

EL SENDERO DE LOS GIGANTES


Nuestra intención solo era hacer el recorrido de ida y vuelta por esta espectacular ruta que discurre en el acantilado de los Gigantes. Al final hicimos una circular atravesando acequias y tuneles por un sendero marcado que lleva hasta Tamaimo, un pequeño pueblito en las faldas de la montaña. Este itinerario puede ser uno de los mas interesantes y bellos que se pueden hacer en Tenerife. Esta circular se puede completar en unas 5 horas a ritmo normal. La parte desde el puerto hasta Tamaimo es lo menos interesante, el sendero esta marcado como PR-65 y discurre entre inmensas plataneras con un desnivel de mas de 500 metros en una distancia de unos 4 kilómetros.
 
Mis compañeros, dos puntitos en la pared
Comienzo del sendero























Vista hacia adelante
Vista hacia atrás

Intentare describirlo como lo hicimos nosotros. Al final de la calle Tabaiba en Acantilado de los Gigantes, al final de las casas, parte una pista que se dirige hacia los acantilados. Esta pista en breve se convierte en sendero con algún sube y baja pero mas o menos al mismo nivel. Al rato se vuelve algo expuesta en algunos tramos, a la vez que gana en belleza y espectacularidad, justo por encima del mar a mas de 100 metros de altura. Al rato atraviesa algún barranco y se llega a un cruce de senderos donde esta marcada una X el que sigue de frente. Es momento de coger el de la derecha y en fuerte subida que nos deja en la entrada de un estrecho pero largo túnel.

Comienzo del primer tunel
Fuerte caída hacia el mar























Paisaje lunático en el otro lado

Este túnel tiene 1 kilometro de distancia y es necesario una frontal, se llega a ver el puntito de luz de salida. Al otro lado encontramos barranco Seco, aquí si fueramos por la izquierda llegaríamos a la playa de Barranco Seco, pero el sendero que nos interesa continua remontando el barranco, primero por el margen izquierdo orográfico y luego pasa al derecho. Pronto se llegan a unas antiguas y abandonadas casas junto a la Galeria de la Junquera, un paraje inospito. Aquí se vuelve a cruzar otra vez al lado izquierdo del cauce y el sendero comienza a subir por la ladera sin tregua. Alcanzamos una terraza y la ruta nos lleva a un nuevo túnel. Este algo mas largo que el anterior y mas bajo. La frontal nuevamente imprescindible.

Barranco Seco
Vieja construccion. Galeria de la Junquera
2º de los tuneles
Salida del túnel

Al otro lado del túnel ya se puede ver civilización. Desde aquí para bajar hasta el puerto, solo hay que seguir la pista que vemos debajo nuestra. Esta pista pasa por algún embalse con agua y alguna casa. Enseguida el camino se transforma en sendero marcado PR-65 (amarillo y blanco). Tras muchas plantaciones vamos llegando a una calle que seguimos descendiendo hasta llegar a la carretera principal. Seguiremos descendiendo por esta y pasando por el mirador de Archipenque, llegaremos hasta la población de los Gigantes. La calle Tabaiba donde partia la ruta se encuentra al comienzo del pueblo a la derecha.
 
Vuelta hacia el puerto por el PR-65