domingo, 25 de septiembre de 2016

CANYONING VALLE DE ORCO

Tobogán en Vallungo intermedio

Considerado para muchos escaladores el pequeño Yosimete, el valle de Orco es uno de los paraísos Italianos para darle a las fisuras graníticas, la zona es mas visitada por montañeros y escaladores que por barranquistas. Una región bastante inclemente con el tiempo, muchas veces inestable. El valle es salvaje y una visita obligada es necesaria sea cual sea el objetivo, merece la pena en cualquier aspecto.
 
 
En el aspecto de barrancos, es problamente la ultima zona que se a dado a conocer, la falta de información a llevado a la mayoría de barranquistas a otros destinos mas clásicos a lo largo de todo Italia del norte. Eso no le quita valor, mas bien lo pone, es una zona remota y salvaje donde aun no esta masificada la afluencia como a sufrido (por suerte para algunos o por desgracia para otros) otras zonas  mas visitadas.
 
Es un valle que ofrece variados y buenos descensos, la tónica de ellos es la roca de granito puro que forma piedras bien pulidas, cauces limpios, homogéneas y lisas paredes, cascadas estéticas y caudalosas sobre pozas grandes y profundas. En este blog detalle por separado, dos de los descensos mas interesantes que ofrece el valle, se trata de Noaschetta y Piantonetto. Aparte de ellos, en nuestra visita pudimos hacer el Eugio, un descenso que nos defraudo mucho ya que las espectativas eran mas altas de lo esperado, al final resulto ser un cauce sumamente abierto y no tan acuático como lo esperado, no tengo fotos del descenso porque se me olvido la cámara en el coche.
 
 
Completare esta entrada, con un cuarto barranco que lo único que merece es su parte final, mas bien la parte final del tramo final, es decir, que si hacemos la parte inferior completa, haremos mas de la mitad del descenso sobre un cauce de apenas interés y discontinuidad. He marcado en rojo sobre el croquis de situación, un posible acceso para solamente lo que merece la pena, el libro de Pascal Van Duin también lo nombra. Llegando al puente romanico del final, remontar paralelos al rio por su margen derecho orográfico hasta que veamos un gran bloque empotrado en el cauce, hay una cuerda para ayudarse a bajar, es el primer rapel donde empieza lo bueno.
 
 
El punto mas estrecho
Inicio de lo bueno



 
Final. Puente romano
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Ambiente acuático en todo momento
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Y poco mas que añadir, para dormir hay una zona de pic-nic (merendero con mesas) justo al lado de la carretera entre Rosone y Noasca, con lavavo y baños, enchufe con corriente y un poco de techado para hacer vivac, todo esto gratis, pero hay que ser discreto y ruego que se respete la zona para que no metan prohibiciones.
 
Una de las muchas pozas profundas del tramo final
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario